Fideliza a tus clientes con las estrategias del Marketing Digital

La interacción con los clientes a través de las Redes Sociales, permite a las empresas generar relaciones de confianza y mejorar sus productos y servicios, lo que favorecerá en la fidelización y promoverá el marketing viral debido a la satisfacción de sus clientes.

Estas razones no buscan que su empresa deje de creer en los medios tradicionales, sino que integre el Marketing Digital dentro de su Plan Estratégico para ello es importante capacitarse adecuadamente con formaciones actualizadas en las estrategias digital. Actualmente para los interesados en el marketing 2.0 IIEMD por sus siglas Instituto Internacional Español de Marketing Digital  ofrece un curso de Marketing Digital  y redes sociales de manera gratuita, proporcionando conocimientos acerca de  cómo desarrollar una Estrategia Global de Marketing con Internet ,las Redes Sociales y  Generar imagen de marca a través de Internet , entre otros.

A lo largo del curso, el Tutor del curso con el apoyo del Consejo de Expertos te ayudará y te acompañará durante todo el programa a través del Campus Virtual y un tutor Online, a través del cual tendrás acceso a toda la documentación y recursos necesarios para el aprendizaje a distancia.

Además del curso gratuito desarrollan distintos programas de formación como Curso Community Manager, un  Diplomado Marketing Digital y  Master Marketing Digital,  todos en modalidad online, con tutor personalizado y certificación internacional.

¿Nos volvimos celudependientes? 


Usaré esta imagen no para atacar un juego, ni mucho menos el uso de la tecnología y/o las redes sociales (de las cuales nos beneficiamos), pero sí para hablar de la “celudependencia”. 

En el espacio en el que está #Pikachú coloque el logo de WhatsApp, Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat o de su videojuego preferido, y se dará cuenta que si bien los medios digitales son herramientas de comunicación y de labores profesionales, más de uno (me incluyo) hemos caído en un exceso de conexión digital desconectándonos de nuestro entorno físico. 
La postura física de la imagen muchas veces refleja la postura interior: esconder nuestra cabeza, sentimientos y vida en un mundo digital, dejando en un segundo plano la interacción social física: hablar mirando a los ojos, prestar atención a una conversación/reunión, desconectarse para disfrutar de familia y amigos. 

En fin, más que la postura corporal (que de hecho en el área de la salud ya es una enfermedad), reflexionemos en cuál es nuestra postura frente al uso adictivo de la tecnología 👌🏻📝📲

Atención de urgencias 0 – Redes sociales 1


El día de ayer (domingo 1º de diciembre), una emergencia cambió el rumbo de mi tarde: 

La emergencia
Iba en un bus y en medio de la ruta encontramos a otro bus de la misma empresa detenido (normal hasta ahí). De repente, uno de los pasajeros sale con las manos alzadas gritándole al conductor del bus: “¡Deténgase, NECESITAMOS AYUDA, su compañero está vomitando sangre!”.

Al decir eso, los pasajeros que íbamos en el bus entramos en alerta, al pasar al lado del bus detenido vemos al conductor con su cara asustada, ojos que clamaban ayuda, toda su camisa blanca estaba roja bañada en sangre y la caja de al lado del asiento como si le hubieran echado un baldado de sangre… (ok, omitiré el resto de detalles), la escena nos impresionó a todos y actuamos enseguida. 

El conductor del bus en el que íbamos (del desespero) no tenía claro a quien llamar en su empresa para que ayudara con la emergencia, con los pasajeros del otro bus y un par de vecinos de la zona, éramos aproximadamente 8 personas, todas llamando a números diferentes de emergencias y de la policía para que enviaran de inmediato una ambulancia (no nos atrevíamos a moverlo porque nos daba susto que tuviera algo interno y empeorar su situación).

La ayuda que no llegó
Los que ya estaban en el lugar dijeron: “Ya llamamos y ya viene la ambulancia”, los que llegamos no nos íbamos a quedar esperando y también llamamos,  a los 2 minutos la respuesta de todos fue: “ya vienen, ya envían la ambulancia”. Uno de los números que yo marqué era el del policía “del cuadrante”:
Policía: listo, ya te envío una patrulla.
Yo: no necesitamos una patrulla, necesitamos una ambulancia.
Policía: te envío la patrulla para que vea que pasa.
Yo: este señor está mal, llame para que manden una ambulancia.
Policía: ok, ok, ya va la patrulla para allá a ver.

Los minutos seguían pasando, NINGUNA de las ambulancias (ni patrullas) que todos logramos contactar a través de las llamadas llegaban. Alguien dice: él también está defecando sangre. La angustia aumentaba, seguíamos llamando a otros números para solucionar, mientras tanto el señor abría la puerta del bus (no se había movido del puesto del conductor), nos miraba angustiado y con voz débil decía: por favor llévenme a la clínica, en un taxi, pero llévenme, miren como estoy. Entre nuestras soluciones estaba así fuera llevarlo en ese mismo bus, cuando decidimos no esperar más y enviarlo en un taxi, justo no pasaba ninguno (suele suceder).

Ya iban aproximadamente 30 minutos, por ser domingo esa calle no es muy transitada, todos esperábamos escuchar a lo lejos la sirena de una ambulancia, pero todo era silencio.

Un tuit
Pensé: ya hicimos las llamadas que son el contacto más inmediato, pediré ayuda en Twitter, tal vez algo pueda pasar.
Mencioné a @EmisorAtlantico, ya que es una de las cuentas donde muchos barranquilleros hacen denuncias y/o reportes. Afortunadamente estaban conectados e hicieron RT enseguida, uno fue:
No voy a decir que la ambulancia llegó por el contacto en Twitter. Al tiempo de esto pasaba un taxi por el lugar, el taxista vio la situación y sin vacilar aceptó llevar al señor a la clínica más cercana sin importar que su taxi se ensuciara (lo digo porque lastimosamente más de uno no lo hubiera hecho), entre 3 hombres ayudaron al conductor (era gordito, alto y pesado) a pasar al taxi y se fueron…

Quienes estábamos ahí aún esperábamos que llegara un policía o ambulancia (es que ellos lo prometieron), para decirles: “no, gracias, ya se lo llevaron”, pero 45 minutos después la calle seguía igual de sola. El señor llegó a la clínica gracias a la ayuda de ciudadanos, no de las autoridades competentes.

Mientras tanto, yo desahogaba mi indignación y hacia eco en Twitter de la voz de los que estábamos ahí, era EL COLMO que ninguna de las autoridades llegara, y eso que todos llamamos por distintos medios. Twitter se empezó a llenar de RT, de opiniones de desconcierto.
El Poder de las redes sociales
En el tuit mostrado arriba, Emisora Atlántico mencionó a @Drcarlosalvarez, médico barranquillero. Hoy gracias a él pude saber que estabilizaron al señor de la hemorragia digestiva que presentó y ya está mejorando.

Las redes sociales crearon la conexión para tener noticias de quien accidentalmente se cruzó en una tarde de domingo marcando la vida de quienes estábamos ahí y acudimos a ayudarlo como si se tratara de un familiar.

A través de las redes sociales, es la hora y se sigue haciendo el esfuerzo por conseguir que lo trasladen a una clínica a la que esté afiliada su EPS.

Gracias a Dios
Gracias a Dios el señor estuvo consciente y pudo detener el bus a tiempo, porque una cuadra arriba venía una bajada en curva que hubiera sido fatal. Gracias a Dios el bus no iba vacío. 

Las preguntas
¿A quién llamar cuando algo así ocurre, si todos acudimos a las autoridades oficiales y JAMÁS llegaron?
¿Y si la vida del señor no hubiera podido esperar los 30 minutos?
¿se muere porque confiamos en la palabra de quienes dijeron: “ya va la ambulancia”?

La propuesta
Esto publicaba el CM de Emisora Atlántico, y es la propuesta. No conozco el funcionamiento que hay en la ciudad para estos casos, por mi experiencia lo considero NULO. Pero si sé de redes sociales y del poder , solidaridad y acción oportuna que puede generar un tuit.
Tampoco conozco los presupuestos de entidades como la Defensa Civil, Bomberos, Ambulancias y Policías, pero sí deduzco que tiene una línea de atención las 24 horas (creo), porqué no preparar al personal que atiende estas líneas en pasos básicos para atender casos como estos vía Twitter: tomar la dirección, nombre y mandar lo que se necesite.

Creo que integrar estos servicios en el que hoy no es una simple red social sino una red de divulgación de emergencias y colaboración ciudadana, puede salvar vidas.

Y acerca de la atención en salud… mejor deje así.


Las redes sociales no sirven solo para promocionar marcas, sirven para crear conexiones de vida.

Las redes sociales también son para esas personas que salvan vidas, llamados médicos.

Gracias por leerme. By @marce_lp